martes, 25 de mayo de 2010

HABLÓ GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ, UN MAESTRO DE LA LITERATURA MUNDIAL: " LOS OVNIS SON NAVES PROCEDENTES DE OTROS PLANETAS"


El autor de grandes obras de la literatura en español, como " Cien años de soledad", " El amor en los tiempos del cólera" y " El general en su laberinto", el Premio Nóbel de Literatura, el escritor colombiano Gabriel García Márquez habló fuerte y claro con respecto del fenómeno "ovni". Sus declaraciones, dadas en una entrevista a finales de la década de 1960 a unos periodistas españoles, no dejan de ser actuales, pues nuestro querido " Gabo" no sólo se atreve a afirmar sobre la procedencia del fenómeno, sino que también se anima a hablar sobre el papel de la ciencia al negarlo, y hasta de su antigüedad. Estas declaraciones tienen una importancia crucial en la desclasificación, el tratamiento y la divulgación del fenómeno " ovni " y de la presencia extraterrestre, pues "Gabo" es un intelectual de gran producción literaria, un pensador lúcido y se sabe responsable de sus declaraciones, pues deberá pensar dos veces antes de avalar puntos de vista que en el futuro podrían traerle descrédito. Seguro no faltarán quienes desmerezcan sus triunfos intelectuales, a causa de estas declaraciones; pero entonces quedará probado una vez más la deshonestidad y la poca inteligencia de quienes ostentan su conveniencia, así eso signifique la ignorancia obtusa.
Aquí copia de la entrevista, sustraida de la página del amigo mexicano, el investigador Yohanan Díaz Vargas.

Fuente: El Tiempo, Colombia
Informante: Jorge Suárez, CIO Uritorco

Nacido en Colombia. Premio Nobel de literatura, Escritor. Su libro “Cien años de soledad” ha constituido uno de los más resonantes éxitos mundiales de los últimos años.

- ¿Qué opina usted sobre los ovnis?
- Mi opinión sobre los ovnis es de sentido común: creo que son naves procedentes de otros planetas, pero cuyo destino no es la Tierra.

- ¿Cree en la posibilidad de la existencia de vida en otros planetas?
- Es conmovedora la soberbia de quienes afirman que nuestro planeta es el único habitado. Creo más bien que somos algo así como una aldea perdida en la provincia menos interesante del Universo, y que los discos luminosos que vemos pasar en la noche de los siglos nos miran a nosotros como nosotros miramos a las gallinas.

- ¿De dónde creen que proceden o quién los dirige?
- Los ovnis deben esta tripulados por seres cuyo ciclo biológico es desmesuradamente más amplio y fructífero que el nuestro. No se ocupan de nosotros porque acabaron de estudiarnos hace miles de años, cuando se hicieron las ultimas exploraciones del Universo, y no sólo saben de nosotros mucho más que nosotros mismos, sino que conocen inclusive nuestro destino. En realidad, la Tierra debe ser para ellos una isla de emergencia en los azares de la navegación espacial.

- ¿Cree que se informa debidamente al público sobre el tema?
- No creo que haya una conspiración de las grandes potencias para ocultarnos la verdad de los ovnis. Eso seria atribuirles a los dueños del mundo más inteligencia de la que tienen.


- ¿A qué atribuye esta persistencia de algunos científicos en negar, no ya la posibilidad de que existan naves extraterrestres, sino también el fenómeno en sí?
- Lo que pasa es que la humanidad no supo merecer la sabiduría de los alquimistas, que consideraban el laboratorio como una simple cocina de la clarividencia, y ahora estamos a merced de una ciencia reaccionaria cuyo dogmatismo ramplón no admite las evidencias mientras no las tenga dentro de un frasco. Son científicos regresivos que niegan la existencia de los marcianos porque no los pueden ver, sin preguntarse siquiera si los marcianos no serán los microbios que nos hacen la guerra dentro del cuerpo.

Mientras la ciencia sea experimental – y no clarividente, como lo fue la alquimia y como sólo puede serlo la poesía en nuestros tiempos – la humanidad seguirá formando parte del reino de los percebes. Seguiremos viendo con la boca abierta esos discos luminosos que ya eran familiares en las noches de la Biblia, y seguiremos negando su existencia aunque sus tripulantes se sienten a almorzar con nosotros, como ocurrió tantas veces en el pasado, porque somos los habitantes del planeta más provinciano, reaccionario y atrasado del Universo.

Fuente: Cultura latinoamericana

viernes, 14 de mayo de 2010

¿ UNA APROXIMACIÓN A LAS LUCES DE PIURA?


El interés era acercarse a la zona exacta por donde se daba el fenómeno de las luces. El investigador Luis Vásquez hizo una exploración de día para descartar que se tratara de carreteras y las luces, consecuentemente, fuesen luces de vehículos; a pesar de que en el telescopio y con el zoom de la cámara se notaba, sin lugar a dudas, que dichas luces sobrevolaban sobre el suelo, a una altura muy considerable, y sin ligazón a una fuente que proviniera de algún lugar, eran independientes.
En esa primera exploración el resultado fue preliminar: por donde transitaban las luces no había una carretera, sino una zona desértica en los alrededores de Piura. Hasta que una noche en que el investigador Luis Vásquez se hallaba en un viaje de exploración, recibe la llamada de una señora de nombre Jenny, quien le había sido presentada por una amiga de la Universidad, Magaly Ruiz Mauricio. La señora Jenny le había confiado a un familiar de Magaly Ruiz que su hijo adolescente, siempre, daba la voz de alerta cuando aparecía una luz extraña sobre el asentamiento humano donde ellos vivían, " Las Dalias", en las afueras de Piura. La señora Jenny se había mostrado, al principio, reacia a contar la experiencia de su hijo y de sus vecinos , que se habían ido sumando a la experiencia de avistamiento, al investigador. Hasta que comprendió que , quizá, la manera más próxima para entender el fenómeno era confiando la experiencia a quien se mostrara interesado por entenderla.
El investigador Luis Vásquez acudió al asentamiento humano " Las Dalias"y luego de entrevistarse con algunos vecinos y mostrarles vídeos de las luces que se captan desde la colina " Inclán" llegó a la conclusión que las luces de Piura eran experimentadas por más personas, respetando el mismo patrón geográfico. Incluso la historia de sincronía, otra vez, estaba presente: el pequeño hijo de la señora Jenny justo salía de su casa para que la luz hiciera su aparición en el cielo piurano.; es decir el fenómeno, una vez más, brindaba una respuesta democráticamente, sin las autoproclamaciones de los profetas oportunistas. A vuestra consideración.
Para leer un informe completo sobre " Las luces de Piura", buscar el enlace al costado de esta página y dar click.